Está aquí: Home
Lunes, 07 Octubre 2019 09:41

Recesión económica y la triste realidad. Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Los análisis económicos confirmaron lo que hace algún tiempo veníamos soportando los comunes que no formamos parte de la elite de la economía, es decir los grandes empresarios dueños de la plata recién están sintiendo lo que hace mucho nosotros los ciudadanos que estamos detrás del dinero veníamos sufriendo; la tan mentada recesión. Recesión significa en términos coloquiales retroceder, lo que supuestamente veníamos soportante una economía floreciente y en constante crecimiento ahora está retrocediendo, no estamos avanzando. Según los grandes estudiosos la economía nunca fue estable siempre está en constante movimiento entiéndase como una cuestión cíclica y depende mucho de los estudios y los manejos de los recursos económicos para sostener por mucho tiempo una condición de crecimiento constante, de lo contrario tendemos a retroceder, ósea sufrir una recesión.

Demás está decir que un gobierno clientelista, asistencialista y corrupta no podrá jamás mantener un crecimiento económico, porque el clientelismo y la corrupción desangra el estado y a falta de políticas económicas ocurren estas cosas. Cualquier parecido con nuestro actual gobierno no es ninguna coincidencia, este gobierno al tener completo desatino de la previsibilidad se está exponiendo a una catástrofe económica si es que no toma el toro por las astas y busca una urgente solución al problema. Léase, que sino reencausa su política económica y si no busca austeridad y si seguimos privilegiando a acólitos y pagando favores políticos con favores económicos no hay futuro alentador para nadie.

Si el gobierno de Mario Abdo va seguir pagando favores y dejando de lado la planificación económica del país esto va colapsar y salir de ella será demasiado difícil para no decir imposible a un corto tiempo. Por eso es imperativo que nuestras autoridades y si hay algún especialista económico entre ellos, es hora que empiecen a trabajar para evitar que el barco se hunda ya que ahora mismo navegar es imposible estamos haciendo aguas por todos lados y si no buscamos un parche o una solución a largo plazo definitivamente iremos a pique y ahí no habrá quien nos pueda salvar ya que la coyuntura regional es la misma.

Se debe dejar de lado el pago de favores políticos y empezar a trabajar por el país con planes creíbles y patrióticos, si seguimos privilegiando a hurreros, seccionaleros y potenciando con ella la corrupción  no hay esperanza. Lo que ahora se debe hacer es empezar a motivar las industrias, facilitar las cosas burocráticas para atraer inversiones locales y extranjeras, los industriales locales son aliados no enemigos, a ellos se les debe abrir las puertas, abaratar impuestos, subsidiar aranceles aduaneros para que puedan salir adelante. A los agricultores se debe facilitar créditos blandos, apostar fuertemente en la reactivación agrícola familiar que el campesino tenga que comer y que busque producir para vender lo necesario con políticas de mercado seguro para ellos. Eso se necesita ahora mismo se debe optimizar la función pública, seria incoherente decir achicar la función pública, pero seamos sinceros hay demasiado funcionarios públicos y muy pocos trabajadores públicos. Hay que darle trabajo a esa gente que essanguijuela estatal.

Si no se busca una solución inmediata y planificada nuestro país no será salvado y con mucha tristeza debemos agregar a la lista estadística que un presidente nuevamente fue destituido esta vez por inepto.

Visto 88 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Redes Sociales

Radio Ñasaindy

Superamos los 253 Kms. a la redonda, lo que nos da la posibilidad de llegar a 12 departamentos, que son San Pedro, Cordillera, Concepción, Central, Paraguarí, Misiones, Caaguazú, Caazapa, Guaira, Amambay, Canindeyu y en el Chaco Dpto., de presidente Hayes. Estos son los registrados a través de las llamadas telefónicas de nuestros oyentes durante las diferentes programaciones.