Print this page

La nueva tendencia de ventas de catálogos moviliza la escena musical Featured

Published in Entretenimientos
Written by  26 January 2021 Be the first to comment!
Rate this item
(0 votes)

 

Artistas como Bob Dylan, Neil Young y Shakira optaron por deshacerse de sus canciones al venderlas por exorbitantes montos. La decisión indica nuevos escenarios dentro de la música.

Uno de los primeros casos en conocerse fue el del legendario Bob Dylan. A inicios de diciembre, el New York Times señaló que el artista vendió la totalidad de sus canciones, más de 600 composiciones, a Universal Music Publishing, en una transacción que se especula había alcanzado los 300 millones de dólares. El acuerdo, que incluye clásicos como Like a rolling stone, Blowin’ in the wind, The time they are a-changin, entre otros, no contempla las futuras canciones que el artista vaya a componer.

Luego le tocó el turno al músico canadiense exponente del rock y el folk Neil Young. El compositor se limitó a vender el 50% de los derechos de todo su catálogo a un fondo de inversión llamado Hipgnosis Songs Fund Limited. Según la BBC, el acuerdo incluye más de 1.100 canciones del artista de 75 años y fue cerrado por un monto que asciende en torno a los 150 millones de dólares.

Pop. Hipgnosis también es responsable de la adquisición del 100% de los derechos de publicación musical de la cantante Shakira, a partir de un acuerdo anunciado a mediados del mes. La intérprete colombiana, que recientemente cumplió 25 años de carrera, se deshizo de todo su catálogo, conformado por 145 canciones. Se desconoce el monto de la transacción.

Otros en sumarse a la tendencia fueron los integrantes de Fleetwood Mac, banda que volvió a sonar fuerte recientemente tras la viralización de una de sus canciones en las redes sociales.

Por un lado, uno de los integrantes, Lindsey Buckingham, vendió la totalidad de su catálogo, unas 161 canciones a Hipgnosis, mientras que Mick Fleetwood, otro miembro de la agrupación, lo hizo al gigante de la industria fonográfica BMG, al negociar una participación en los royalties de más de 300 grabaciones, entre los que se incluyen los éxitos Dreams y Go your own way.

STREAMING. La nueva tendencia obedece a una serie de factores que involucra, por un lado, los cambios que atraviesa la industria y, por el otro, el escenario que encuentran los artistas frente a la pandemia.

Ante todo esto, las atenciones se fijan en los derechos sobre las canciones y las oportunidades que ofrecen, como el recibimiento de royalties por el uso de las composiciones, desde una descarga, su utilización en la publicidad o en el cine, y principalmente por sus reproducciones en las diferentes plataformas de streaming.

La modalidad virtual, que acapara cada vez más espacio en el mundo de la música, permite la visibilidad de una mayor cantidad de artistas, de los más diversos géneros, que ante el gusto variado del público, se encuentran con la oportunidad de darse a conocer, estar en el mismo lugar y plataforma que renombrados artistas, al alcance del público y con la posibilidad de lucrar con sus creaciones.

“Vemos nombres, artistas icónicos (…) que nunca imaginamos que venderían”, reflexiona Nari Matsuura, socio de Massarsky Consulting, una firma especializada en la evaluación de catálogos, al referir a la tendencia. Asimismo, al hablar del streaming, manifiesta que las plataformas parecen mostrarse estables a largo plazo, además de ofrecer tasas de interés bajas y proyecciones de ganancias confiables para aquellos artistas que resisten bien la prueba del paso del tiempo, algo atractivo para los inversionistas y empresarios.

Solución. Con el cese de los tours y los conciertos a raíz de la pandemia del Covid-19, en la búsqueda por monetizar sus canciones, los músicos encuentran en la venta de sus catálogos una solución.

Los acuerdos son variados, como en el caso de Dylan, que no incluye sus composiciones futuras, mientras que el de Mick Fleetwood corresponde a una participación en los royalties, y una serie de otros casos.

“La razón principal es simplemente que todos estamos como en una jubilación forzada y no hay nada que podamos hacer al respecto”, manifestó sobre la tendencia el cantante David Crosby, compositor estrella de The Byrds y cofundador del grupo Crosby, Stills and Nash, otro de los artistas que vendió su catálogo en diciembre.

“No habría vendido si no me hubieran obligado a hacerlo”, agregó intérprete al tiempo de señalar que la pandemia es la mayor responsable, ya que priva a los músicos de los recitales, una de sus principales fuentes de ingreso.

Por otro lado, algunos artistas encaran las ventas con desprendimiento, como el caso de Shakira, que al referir a su transacción manifestó que “una vez que una canción sale al mundo, no solo me pertenece a mí, sino también a quienes la aprecian”.

Algunas transacciones
Artista: Bob Dylan.
Comprador: Universal Music Publishing.
Monto: 300 millones de dólares.
Catálogo: Más de 600 canciones.

Artista: Neil Young.
Comprador: Hipgnosis Songs Fund Limited.
Monto: 150 millones de dólares.
Catálogo: 1.180 canciones.

Artista: Shakira.
Comprador: Hipgnosis Songs Fund Limited.
Monto: Desconocido.
Catálogo: 145 canciones.

Artista: Mick Fleetwood.
Comprador: BMG.
Monto: Desconocido.
Catálogo: 300 canciones.

Radio Admin

Latest from Radio Admin